Saltar al contenido

Marketing de contenidos. La receta perfecta

marketing de contenidos

El contenido que ofreces en internet es la pieza clave para captar clientes, pero para ello es necesario enfocar bien a quien lo diriges, cómo lo haces, la utilidad de la información y la calidad de la experiencia. Para abarcar todo esto, existe marketing de contenidos.

El marketing fijó un antes y un después en el rendimiento  empresarial, pues, frente a la competencia, marcó la diferencia entre el éxito y el fracaso. Pero tuvo sus limitaciones. Las estrategias para acercarse al consumidor eran bastante rudimentarias, por no decir incluso groseras.

Con la revolución tecnológica y la aparición de la red globalizada, el marketing digital abre nuevas estrategias de acercamiento a la clientela, que plantean enormes posibilidades para entrar en el mercado y acercarse a potenciales clientes de forma más eficiente, sutil y personalizada, prácticamente en tiempo real.

Es así como se consolida una metodología extremadamente útil: el Inbound Marketing o marketing de atracción. Esta metodología ha comprendido que lo verdaderamente interesante para el consumidor, no es comprar, sino obtener algo valioso, útil, importante.

Esta tendencia, que pronto se hizo de dominio obligatorio para las empresas, aplica los mecanismos más inteligentes para conectar con el cliente caracterizando sus intereses, dándole oportunidad de elegir y ofreciendo una experiencia sin interrupciones.

Y al fin, como parte de la metodología de Inbound Marketing, aparece el indispensable marketing de contenidos, la herramienta definitiva para ofrecer al cliente lo que de verdad le interesa.

¿Qué es el marketing de contenidos?

El Marketing de Contenidos, siguiendo los principios del Inbound Marketing, te permite ofrecer contenido valioso para tu público objetivo en la red, de manera orgánica y no invasiva, atrayendo potenciales clientes a partir de sus propios intereses.

A partir de una estrategia de marketing de contenidos bien desarrollada, es posible no solo ofrecer contenido útil, sino a la persona correcta y en el momento oportuno. De esta manera quedará encantada con él, por lo pertinente y valioso, generando además que se identifique, lo comparta y lo defienda.

Y es que no se trata simplemente de crear contenido, ni siquiera de crear contenido valioso. El marketing de contenidos enfoca todo unos principios estratégicos en el que intervienen los intereses del público objetivo, la experiencia de navegación y de contacto, el seguimiento, la forma, el estilo y la ubicación del contenido.

La base de una estrategia exitosa en este sentido es casi siempre la misma, aunque en la práctica no siempre sea tan sencillo de lograr. Se trata de comprender bien cuál es tu buyer persona, tu cliente ideal, y a partir de allí, considerar y aplicar todas las técnicas necesarias para guiarla a través del embudo de ventas hasta la adquisición de tu producto, ese que resolverá su problema.

Beneficios del marketing de contenidos

Pero puede que aun te preguntes ¿qué ventajas trae consigo aplicar el marketing de contenidos en mi emprendimiento?

La red es la vitrina digital actual. Esto es una verdad como una piedra. Con el marketing de contenidos, podrás aprender a utilizar los recursos y las innovaciones digitales de la red para ampliar prácticamente todos los aspectos de tu marca, desde tu imagen, hasta el conocimiento exacto de tu público objetivo para ofrecerle nuevos productos.

Las posibilidades dependen de la creatividad, de las herramientas que logres dominar y del conocimiento que poseas acerca del complejo movimiento de la red. Veamos con mayor detenimiento lo que puedes lograr.

Aumenta el tráfico de tu sitio web.

Un contenido con información útil, y con un buen implemento de SEO aumenta rápidamente las visitas y la puntuación en los algoritmos de posicionamiento de los buscadores.

Si dominas las técnicas apropiadas, y te aseguras de producir contenido de forma constante podrás posicionar tu sitio web en la primera página de los buscadores, por lo que cada vez más gente conocerá tu marca y tu producto, mejorando la confianza de los usuarios en ella y aumentando así el brand awareness de tu emprendimiento o negocio.

Incrementa la fidelización.

De lo anterior se desprende, por supuesto, un aumento del prestigio de tu imagen. Esto es importante, pues no basta con tener una gran cantidad de tráfico. Lo que realmente buscas es que ese tráfico se concrete en clientes reales.

La calidad y pertinencia de tu contenido es la que hará posible generar fidelización en tus clientes, en los que ya no se trata de captarlos sino de ofrecerles constantemente nuevas posibilidades y soluciones.

Una buena estrategia de marketing de contenidos te permitirá engrosar esta clientela que confía en tu marca, que además de generar beneficios directos, ayudará a difundir la imagen de tu marca de manera positiva.

Minimiza la inversión necesaria

El gasto en marketing y ventas para conseguir nuevos clientes, conocido como Costo de Adquisicion de Clientes, suele ser una parte importante de la inversión en cualquier empresa.

Si puedes generar un mayor número de clientes fidelizados y mejorar la eficiencia en la captación de clientes, te ahorrarás una buena inversión que puedes ir destinando a, por ejemplo, innovación o producción.

Aumenta los leads de tu emprendimiento.

Tradicionalmente, las empresas se enfocaban en, literalmente, buscar clientes. El inbound marketing ha modificado completamente esta visión. El mundo globalizado a partir de las redes digitales permite construir estrategias para, mas bien, ser encontrado por los potenciales clientes, los leads.

Así, se trata de hacerse visible, notorio, relevante, para aquel público al que realmente le interesa tu contenido. Entonces, con la estrategia adecuada, los leads llegarán por sí solos en mayor cantidad, y con mayores probabilidades de fidelizarse, según la calidad de tu contenido. De esta manera, utilizarás de manera más eficiente el esfuerzo y la inversión.

Construye mercado

El marketing de contenidos no solo te permite captar leads a partir de nichos de mercado establecidos. Con la suficiente previsión y a partir de tendencias estadísticas y estudios de mercado, puedes adelantarte a las necesidades de los consumidores, e incluso incidir en la forma del consumo haciéndote un lugar como promotor y difusor de ideas innovadoras.

Esto puede ser una apuesta a mediano o largo plazo, pero que puede rendir unos frutos tremendos si consideramos todas las ventajas que implica estar a la vanguardia. Además puede cumplir la función de, a la vez que aumentas tus ventas, mejorar el uso de tu producto o servicio, educando e informando al público sobre ellos.

¿Cómo aplicar el Marketing de contenidos?

Como ya habrás podido notar, aplicar el marketing de contenidos no se trata de crear contenido a diestra y siniestra. Para tener éxito, es necesario aplicar una estrategia coherente y efectiva. Y esta estrategia comprende los tres pasos básicos de cualquier proyecto: planificación, ejecución y evaluación.

Cada momento del proceso debe estar en constante revisión, por lo que no son pasos lineales sino un ciclo continuo. Veamos en detalle cada momento del proceso.

Planificación

Sin planificación no puede haber estrategia, pero tampoco puede haber planificación sin unos objetivos bien definidos. Estos objetivos, básicamente, se desprenden de los beneficios que quieras obtener, de los cuales hablamos ya anteriormente.

Pero a diferencia de un proyecto común, en el marketing de contenidos la mayoría de los objetivos  corresponden a mejorar procesos, productividad, ventas o imagen.

Por ello los objetivos no deben ser planteados como metas que se cumplen y se dan por terminadas, sino más bien indicadores que te interesa medir para evaluar su desempeño. Es por ello que al definir objetivos debes examinar con rigurosidad las herramientas de medición que utilizaras.

En síntesis, en la etapa de planificación debes

  1. Caracterizar el público objetivo y la buyer persona.
  2. Definir los objetivos y mecanismos de medición.
  3. Diseñar del plan de contenidos, que incluye los tipos, temas, estilos, enfoques y cronograma de publicación.
  4. Definir los canales de distribución del contenido.
  5. Calcular y definir el plan de inversión.

Ejecución

En este punto se trata de crear y distribuir el contenido de acuerdo al plan trazado. Es el momento clave del proceso y donde se aplican los principios del Inbound Marketing para crear contenido interesante enfocado al público objetivo.

La creatividad será fundamental, por lo que deberás contar con un equipo de producción especializado que comprenda bien la imagen que quieres construir y la estrategia general trazada para ello. Por supuesto, siempre considera utilizar el software especializado en marketing de contenido, que puede simplificar y potenciar todo el proceso.

Los canales de distribución que hayas elegido, definen el tipo de contenido, pero también el impacto que tendrá en el público objetivo, por lo que son lo más relevante de esta etapa. Algunos de ellos son:

  • Redes sociales.
  • E-books, papers, guias.
  • Blogs Posts.
  • Aplicaciones digitales.
  • Material audiovisual: videos, infografías, presentaciones.
  • Webinars.

Evaluación

La evaluación es la etapa donde se examinan los datos obtenidos por el software y las estadísticas de red o por cualquier otro mecanismo que hayas definido. Si has medido los puntos importantes del proceso, los datos arrojarán información útil para redefinir la estrategia, mejorar lo que sea necesario o eliminar aquellas acciones que no contribuyen a lograr los objetivos.

En cambio, ten cuidado de no buscar demasiada cantidad de datos que no puedes procesar o que no arrojan información útil, pues resultan un gasto de tiempo y recursos innecesarios.

En síntesis, de esto se trata el marketing de contenidos: generar contenido de calidad para conquistar leads de la forma más eficiente posible. Ten en mente esto: no hay emprendimiento que fracase con un buen marketing de contenidos.